💘 Para verle otra vez o coincidir más a menudo.

Has conocido a alguien especial y te gustaría volver a verle pero no tienes su teléfono o te parece demasiado evidente llamarle… has de saber que hay otra manera de hacerle coincidir contigo… El poder del pensamiento.

Empieza a crear este pensamiento: «Tengo la certeza de que volveremos a vernos». Da por hecho que os vais a encontrar una vez más y piensa en las razones por las que quieres que eso pase.

El Pensamiento Creador.

No solemos ser conscientes del poder de nuestro pensamiento. Igual que a veces pensamos en un amigo y al poco nos está llamando por teléfono, de igual modo podemos crear otras realidades a partir de nuestro pensamiento creador. De hecho, todas las realidades dependen de nosotros ya que el universo es cómo una fotocopiadora que reproduce lo que nosotros pensamos.

Puedes llamar, atraer a esa persona a la que quieres volver a ver, de una manera muy sencilla, pero que requiere de una Fé absoluta.

Elige una mañana en la que no tengas prisa para llegar al trabajo. Después de desayunar, vestirte y cualesquiera que sean tus costumbres matinales, busca un lugar que te resulte agradable, dentro o fuera de casa, y desde el que puedas ver el horizonte o, al menos, quede un ancho espacio entre tus ojos y el próximo edificio. Llévate papel y boli.

Empieza por realizar unas respiraciones abdominales dejando la mente en blanco. Cuando sólo escuches tu respiración empieza a crear un pensamiento: LA CERTEZA DE QUE VOLVERÉIS A VEROS. Tienes que tener esa certeza, dar por hecho que os encontraréis una vez más y cuidadosamente elegir las razones; porque quieres saber más, porque te gusta su compañía, porque sentiste cosas que hasta ahora estaban dormidas… Pero tu pensamiento constante ha de ser la certeza. Después de trabajar con el pensamiento creador, coge el papel y el boli y lanza tu petición al universo con las siguientes palabras:

“Confío en que volveré a encontrarme con (su nombre) para poder descubrirnos. Deseo que esto ocurra en armonía perfecta con el Universo, en el momento en que haya de ser. Gracias, porque sé que me has escuchado”.

Después de realizar tu petición, puedes empezar a disfrutar de su compañía, aunque todavía no esté a tu lado. Recuerda las cosas que te contó; su música preferida, sus paisajes, el jersey que llevaba puesto o la comida que le gusta. Busca esos elementos en tu vida cotidiana y cuando los tengas delante, no te olvides de compartirlos con la persona a la que te recuerdan en un brindis íntimo y silenciado.

Puedes llevar la oración en tu cartera, para tenerla cerca y, de vez en cuando, hacer las respiraciones y trabajar la Certeza de que os vais a encontrar muy pronto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.